La Esclerodermia, qué es y recomendaciones

El pasado 29 de junio se celebró el día mundial de la ESCLERODERMIA, para concienciar a todo el mundo, incluyendo la comunidad médica, sobre esta enfermedad rara y desconocida por muchos.

Pero QUÉ ES LA ESCLERODERMIA?

 
La esclerodermia es una enfermedad reumática autoinmune sistémica que afecta a 1 de cada 50.000 personas, siendo más frecuente en mujeres que en hombres, y cuyo nombre significa literalmente “piel dura”.
Es autoinmune, pertenece a las enfermedades catalogadas como reumáticas, y produce alteraciones a nivel del sistema vascular, del tejido conectivo y del sistema inmune. Estas alteraciones provocan que se depositó un exceso de colágeno en el tejido conectivo, lo que se traduce en un endurecimiento de los tejidos, que puede limitarse a la piel en los casos más leves o también afectar vasos sanguíneos y órganos internos en los casos más graves (pulmones, corazón, riñones, intestino, etc.). Presenta una amplia diversidad de síntomas y características clínicas y bioquímicas que se traducen en una gran disparidad en su evolución en cada paciente. Esta heterogeneidad hace de la esclerodermia una enfermedad de difícil diagnóstico, y por ello es imprescindible un buen conocimiento de la enfermedad y de sus síntomas por parte de los médicos para reconocer los primeros signos de alarma que puedan sugerir un estudio más profundo y asegurar así su diagnóstico precoz, primordial de cara a empezar lo antes posible el tratamiento adecuado para detener el progreso de la enfermedad.
 
Actualmente no se conoce su causa ni existe curación total, aunque sí tratamientos eficaces para detener el progreso de la esclerodermia, siendo aplicable cada uno de ellos a síntomas muy específicos. Aunque queda aún mucho camino por recorrer en estos campos debe ser esperanzador indicar que se están llevando a cabo importantes proyectos de investigación sobre el desarrollo de nuevos tratamientos y el estudio de su origen y de los factores que desencadenan la enfermedad.
Se recomienda acudir al reumatólogo cuanto antes, así se podrá conseguir el tratamiento más apropiado. Además, advierten del peligro del frío para los afectados y señalan las consecuencias negativas que tiene fumar en su caso.

Las mujeres de entre 30 y 50 años padecen con mayor frecuencia esta enfermedad

Se ha demostrado que el estrés también aumenta la contracción de las arterias que llevan la sangre a los dedos, y empeora el fenómeno de Raynaud, por este motivo los expertos recomiendan evitar las situaciones que originen estrés o ansiedad.

Los pacientes, al mismo tiempo, deberán cuidar su piel adecuadamente, ejercitar las zonas afectadas, tomarse la tensión de manera continúa y cumplir con el tratamiento indicado por el especialista.

Por último, recomiendan que los afectados comenten con el profesional todos los síntomas, y que tengan cuidado con los fármacos, ya que algunos medicamentos pueden desencadenar el fenómeno de Raynaud, especialmente los betabloqueantes, que se utilizan para tratar la tensión arterial y algunos problemas cardíacos, y los ergotamínicos, que se utilizan para tratar las migrañas.

 

Fuentes: consalud.es | medicinaysaludpublica.com |enfermedadesraras.org

BLOG https://clinicacueli.com